lunes, 7 de marzo de 2011

Copas de vino

COPAS DE VINO
La mejor copa para cada tipo de vino

Las copas tiene un papel muy importante en el servicio del vino, y hay ciertos elementos que debemos tener en cuenta.

- El tallo de la copa debe ser largo y fino para que podamos cogerla por ahí y no del cáliz, ya que sino calentaríamos el vino con nuestra mano. Por eso, debe evitarse servir el vino en vasos.

- Deben ser de cristal o vidrio muy fino, siempre lisas y transparentes.

- La parte superior de la copa debe tener un diámetro menor al de la parte más ancha, con cierta forma cónica.

- Se recomienda que la copa tenga una capacidad de unos 250 ml aproximadamente, siempre sin llenarla demasiado, sirviendo menos de la mitad para que el vino exprese todos sus aromas.

- Los vinos tintos y blancos pueden servirse en la misma copa, en la clásica bordelesa. Si bien se aconseja que la de los tintos sea más alta y la de los blancos tenga una base más ancha.

- Las copas de champagne y vinos espumosos, denominadas flauta, deben ser largas y delgadas, con fondo pequeño y cónicas para evitar que se pierda su efervescencia (Ver vinos espumosos).

- La copa catavinos es la mejor opción para los encabezados o fortificados como los vinos de Jerez ( Ver vinos de Jerez-Xéres-Sherry) u Oporto.

- El fabricante Riedel, el preferido del crítico Robert Parker, fue el primero que adaptó el diseño de las copas a las características del vino. Ha creado copas de vino en función de las variedades y las regiones vinícolas.

Más información relacionada con Copas de vino:

- Temperatura vino
- Cata de vinos
- Cómo guardar vino
- Vinos para guardar

No hay comentarios:

Publicar un comentario