domingo, 30 de enero de 2011

Vinos para cenas románticas


Vinos para una cena romántica perfecta

Preparar una cena romántica perfecta, ya sea San Valentín, un aniversario u otra fecha especial, implica acertar no sólo con la comida, sino también con la presentación de la mesa, la ambientación y, por supuesto, con el vino y el maridaje.

Vinos tintos. Un tinto crianza (Ver Mauro 2007, Ramón Bilbao Crianza, Emilio Moro 2006) o reserva (Ver Muga Reserva Selección Especial 2004, Pingus 2006, Vega Sicilia Único Reserva Especial 1996) casará con todo tipo de platos de carnes (Ver Vinos para carnes), tanto carnes rojas, caza (Ver Vinos para caza) como carnes blancas.

Vinos blancos. El vino blanco es una buena opción para acompañar platos de pescado blanco o azul, pescado al horno, marisco (Ver Vinos para pescados y mariscos) y también carnes blancas (Ver Viña Meín, Viña Tondonia, Paco & Lola, Blume Verdejo).

Vinos rosados. Van muy bien con los aperitivos (Ver Vinos para aperitivos) y es una gran elección si en el menú hay ensaladas, pasta (Ver Vinos para pasta) o carnes blancas (Ver Marqués de Riscal Rosado, Protos Rosado).

Cava o Champagne. No debe faltar para brindar y finalizar de la mejor forma una cena romántica, pero puede ser el vino escogido si la cena va a consistir en mariscos, foie y pescado (Ver Cava Kripta, Champagne Taittinger Brut Réserve, Champagne Veuve Clicquot Rosé).

En una buena cena romántica deberá haber un exquisito postre con el chocolate como protagonista.

Información relacionada con Vinos para cenas románticas:

- Vinos para pescados
- Vinos para carnes
- Vinos para mariscos
- Vinos para pasta
- Vinos para postres
- Vinos cena de Nochevieja
- Vinos comida de Navidad
- Vinos cena de Nochebuena
- Tus maridajes en Mis Vinos

jueves, 27 de enero de 2011

Vinos para pasta

PASTA BOLOÑESA
Vinos para acompañar pasta

El tipo de pasta y la salsa con que se acompañe será decisivo en la elección del tipo de vino para combinar con el plato. El maridaje no es una ciencia exacta pero existen ciertos consejos que nos van a ayudar. Por ejemplo, se recomienda vinos tintos para salsas oscuras y blancos para salsas más claras.

Vinos para pasta con salsa boloñesa y salsas de tomate. La mejor opción para la salsa boloñesa será un vino tinto joven (Ver Abadía Retuerta Arnoldo, Cuatro Pasos) o crianza (Ver Beronia Crianza, Protos Crianza 2007), que puede ser un chianti italiano (Ver Brolio) o un malbec argentino de Mendoza (Ver 2 Estacas Malbec). Para una salsa de tomate con verduras irá bien un tinto joven (Ver Pétalos del Bierzo) o un rosado (Ver El Coto Rosado, Enate Rosado) y para una salsa de tomate condimentada sin más, un rosado (Ver De Casta, Gran Feudo Rosado).

Vinos para pasta con salsa al pesto. Con esta clase de salsa casa a la perfección un tinto que puede ser de la variedad merlot o un blanco de chardonnay (Ver Príncipe de Viana Chardonnay), por ejemplo chileno (Ver Sol de Sol).

Vinos para pasta con pescado, marisco o salsas marineras. Para estos casos marida bien un vino blanco joven (Ver Marina Alta, Viñas del Vero Gewürztraminer) o con crianza, de sauvignon blanc (Ver Marqués de Riscal Sauvignon Blanc) o verdejo (Finca La Colina Verdejo), pero también un espumoso como un cava o champagne.

Vinos para pasta con salsas blancas, mantequilla o parmesano. En estas ocasiones, como por ejemplo con la salsa carbonara, la balanza se inclina hacia a vinos blancos con crianza (Ver Belondrade y Lurton).

Información relacionada con Vinos para pastas:

- Vinos para pescados
- Vinos para carnes
- Vinos para mariscos
- Vinos para postres
- Tus maridajes en Mis Vinos

martes, 25 de enero de 2011

Vinos para bodas


En el menú de cualquier boda, los vinos tienen un papel primordial, por lo que será muy importante su selección para un adecuado maridaje con los distintos platos.

Vinos aperitivos. En el aperitivo, además de cerveza y refrescos, se suele ofrecer copas de vino, tanto blanco como tinto o incluso rosado, para que así los invitados puedan elegir según sus preferencias. Una alternativa más es una copa de vino generoso como el fino, ya que va fenomenal con un buen jamón o con marisco.

Vinos primer plato. El primer plato suele ser pescado o marisco, por lo que se optará por vino blanco. Si se trata de pescado, podemos dar un vino blanco de Rueda (Ver Cuatro Rayas, José Pariente Verdejo), Penedés (Ver Viña Esmeralda) o Alella (Ver Marqués de Alella); si se fuese marisco, puede ir muy bien un albariño de la D.O. Rías Baixas (Ver Mar de Frades, Martín Códax).

Vinos segundo plato. El segundo plato será carne, ya sea carne roja, blanca o caza, que casará muy bien con un tinto crianza o reserva, por ejemplo, de Rioja (Ver Muga Crianza, Ramón Bilbao Crianza 2007), Ribera del Duero (Ver Protos Crianza, Pesquera Reserva 2005) o Priorato (Ver Les Terrasses).

Vinos para postres. Para acompañar el postre se puede pasar directamente a la copa de cava (Ver Cava Juvé y Camps Reserva de la Familia) o champagne (Ver Champagne Mumm Cordon Rouge), o antes de ésta, se puede introducir una de vino dulce, como por ejemplo, un moscatel (Ver Moscatel Ochoa) un monastrell dulce de Jumilla (Ver Silvano García Dulce Monastrell). En la boda de los Príncipes de Asturias se escogió Casta Diva Cosecha Miel para maridar con la tarta nupcial de Paco Torreblanca.

Más información relacionada con Vinos para bodas:

- Vinos para pescados
- Vinos para carnes
- Vinos para mariscos
- Vinos para postres
- Vinos comida de Año Nuevo
- Vinos cena de Nochevieja
- Vinos comida de Navidad
- Vinos cena de Nochebuena
- Tus maridajes en Mis Vinos

viernes, 21 de enero de 2011

Vinos para postres


Un buen postre (Ver recetas postres) es la mejor manera de terminar una comida o cena, pero todavía mejor es acompañarlo de una buena copa de vino que maride con éste. Existen excelentes vinos dulces para ello, pero no son la única opción.

Vinos para acompañar postres

Vinos dulces. Son la opción más extendida para acompañar postres (Ver Oremus Tokaji Aszú 5 Puttonyos 2000). Los vinos moscateles (Ver Moscatel Ochoa, Enrique Mendoza Moscatel de la Marina, Casta Diva Cosecha Miel) resultan perfectos y van bien con tartas, por ejemplo de queso o manzana, hojaldres, turrones, crema catalana, bizcochos y fruta. Gozan también de gran fama los vinos dulces elaborados con la variedad monastrell (Ver Castaño Dulce Monastrell, Silvano García Dulce Monastrell). Otra posibilidad son los Pedro Ximénez que casan con muy bien con helados, dulces o pastas. Sin olvidar, el fondillón (Ver Fondillón Salvador Poveda Gran Reserva 1980), vino rancio dulce alicantino, que va de maravilla con dulces y turrones.

Vinos generosos. Los amontillados, olorosos y palos cortados unen bien con hojaldres, postres con frutos secos, con queso o yogur.

Vinos espumosos. Un copa de vino espumoso, como un cava (Ver cavas) o champagne (Ver Champagne Moët & Chandon Brut Impérial, Champagne Laurent-Perrier Cuvée Rosé Brut), puede ser el mejor broche final para acabar una comida, sola o junto con postres como merengues, tocino de cielo, hojaldres o chocolate.

Vinos tintos. Aunque hasta hace poco tiempo era un maridaje casi inédito, cada vez es más frecuente apostar por una copa de tinto para acompañar un postre de chocolate y chocolate negro (Ver Viña Tondonia Reserva 2000, Gran Reserva 904, Roto 2006).

Información relacionada con Vinos para Postres:

- Vinos para pescados
- Vinos para carnes
- Vinos para mariscos
- Vinos comida de Año Nuevo
- Vinos cena de Nochevieja
- Vinos comida de Navidad
- Vinos cena de Nochebuena
- Tus maridajes en Mis Vinos

miércoles, 19 de enero de 2011

Vinos para regalar


Regalar vino tiene muchas ventajas ya que puede resultar un obsequio idóneo para multitud de ocasiones y permite flexibilidad en cuanto al presupuesto. Regalar una botella de vino puede ser el regalo perfecto para un aficionado al vino pero también puede ser una opción muy socorrida para quedar bien con alguien si no conocemos sus gustos. En el primer caso, estaremos obligados a averiguar sus preferencias para no equivocarnos. Si no somos entendidos en la materia, será bueno dejarnos aconsejar por algún experto o realizar nuestras indagaciones por internet para verificar que se trata de un buen vino.

Elegir el vino. Podemos optar por un buen vino español, por ejemplo por un Rioja (Ver Viña Ardanza Reserva Especial 2001, un Ribera del Duero (Ver Protos Reserva 2004), o uno de cualquier otra denominación de origen. O podemos inclinarnos por vinos argentinos (Ver vinos de Argentina), chilenos (Ver vinos de Chile), franceses (Ver vinos de Francia) o australianos (Ver vinos de Australia), por ejemplo.

Ocasiones. Puede ser un buen regalo de cumpleaños o de navidad, para el día del padre, como presente si te han invitado a una cena o comida, o como muestra de agradecimiento.

Precio. Otra de la ventajas de regalar vino es la variedad de precios con la que nos encontramos. Existen excelentes vinos a precios muy económicos ( Ver vinos 12-20 euros) pero también a precios más elevados (Ver vinos de más de 90 euros), eso dependerá de nuestro presupuesto.

Información relacionada con Vinos para regalar:

- Vinos cena de Nochevieja
- Vinos comida de Navidad
- Vinos cena de Nochebuena

martes, 18 de enero de 2011

Vinos valencianos


En la Comunidad Valenciana nos encontramos con las siguientes regiones vinícolas:

D.O. Alicante. La denominación de origen Alicante comprende 50 municipios de la provincia que se concentran en dos zonas, en el interior alrededor de la capital alicantina y en la Marina Alta. Entre las variedades cabe resaltar el papel de las autóctonas monastrell, que acompañada de tempranillo o cabernet sauvignon proporciona excelentes crianzas y reserva (Ver El Miracle Art, Laudum Crianza, Beryna) y moscatel, que da magníficos vinos dulces y blancos secos (Ver Casta Diva Cosecha Miel, Marina Alta, Enrique Mendoza Moscatel de la Marina). También se elaboran rosados, y por supuesto, el fondillón, vino rancio de variedad monastrell y larga crianza, y el moscatel de Alicante, vino dulce de licor de uva moscatel de Alejandría.

D.O. Utiel-Requena. Situada en el interior de la provincia de Valencia, engloba nueve municipios: Caudete de las Fuentes, Camporrobles, Fuenterrobles, Requena, Siete Aguas, Sinarcas, Utiel, Venta del Moro y Villargordo del Cabriel. Protagonismo absoluto de los vinos tintos y de la variedad autóctona bobal, que supone el 80% de la producción y que vinos de color intenso, con cuerpo y complejos en boca (Ver: Hoya de Cadenas Elite, Mestizaje). Minoritarios son los blancos, donde destacan la variedad autóctona tardana y la macabeo.

D.O. Valencia. Se distinguen cuatro subzonas: Alto Turia, en el noroeste de la provincia y con predominio de variedades blancas sobre todo merseguera y macabeo; Valentino, zona central de la provincia, icluye las comarcas de la hoya de Buñol, Camp del Turia y Los Serranos; Moscatel de Valencia, se extiende por los municipios de Chiva, Cheste, Godelleta, Montroy, Monserrat, real de Montroy y Turís, donde se cultiva la variedad moscatel romano con la que se produce la mistela de moscatel; y Clariano, al sur de la provincia en las comarcas de La Vall d´Albaida y la Costera. En esta denominación se elaboran: tintos (Ver El Miracle 120 Aniversario, Meuris Shiraz), potentes y carnosos; blancos (Ver Fustanova Blanc), muy afrutados; rosados, frescos y largos; y moscatel, vino de licor dulce y untuoso.

Más información relacionada con Vinos valencianos:

- Vinos murcianos
- Vinos gallegos
- Vinos catalanes
- Vinos castellano-leoneses
- Vinos aragoneses

miércoles, 12 de enero de 2011

Vinos aragoneses


Las principales denominaciones de origen de Aragón son Calatayud, Campo de Borja, Cariñena y Somontano, si bien existen más, como por ejemplo V.T. Ribera del Gállego o Valdejalón.

D.O. Calatayud. Se ubica en la zona occidental de la provincia de Zaragoza y comprende los siguientes municipios: Abanto, Acered, Alarba, Alhama de Aragón, Aniñón, Ariza, Atea, Belmonte de Gracián, Bubierca, Calatayud, Cárenas, Castejón de las Armas, Castejón de Alarba, Cervera de la Cañada, Cetina, Clarés de Ribota, Codos, El Frasno, Fuenes de Jiloca, Godojos, Ibdes, Jaraba, Maluenda, Mara, Miedes, Monterde, Montón, Morata de Jiloca, Moros, Múnebrega, Nuévalos, Olves, Orera, Paracuellos de Jiloca, Ruesca, Sediles, Terrer, Torralba de Ribota, Torrijo de la Cañada, Valtorres, Velilla de Jiloca, Villalba del Perejil, Villalengua, Villarroya de la Sierra y La Vilueña. Con una superficie de más de 5.600 hectáreas de viñedo, predominan las variedades garnacha y macabeo.

D.O. Campo de Borja. Se extiende por el noroeste de la provincia de Zaragoza, con más de 6.000 hectáreas de viñedo. Entre sus vinos, protagonismo absoluto de los monovarietales de garnacha, sin olvidar vinos blancos elaborados con macabeo y chardonnay, y los rosados también de garnacha.

D.O. Cariñena. Situada en el Valle del Ebro e incluye los municipios de Aguarón, Aladrén, Alfamén, Almonacid de la Sierra, Alpartir, Cariñena, Cosuenda, Encinacorba, Longares, Mezalocha, Muel, Paniza, Tosos y Villanueva de Huerva. Supremacía de sus cálidos vinos tintos, aunque también de forma minoritaria se hacen blancos y vinos de licor.

D.O. Somontano. Localizada en la provincia de Huesca, en la comarca del Somontano, cuenta con tres zonas diferenciadas: las sierras, el Somontano y las llanuras. Destacan los vinos blancos de chardonnay y macabeo, y los tintos elaborados con las variedades tempranillo, moristel, cabernet sauvignon y merlot.

Información relacionada con Vinos aragoneses:

- Vinos murcianos
- Vinos gallegos
- Vinos catalanes
- Vinos castellano-leoneses