viernes, 3 de diciembre de 2010

Vinos para mariscos


Maridajes: vinos y mariscos

A la búsqueda de un correcto y equilibrado maridaje de vinos con crustáceos o moluscos, sin pérdida de sus respectivas contribuciones al paladar conjunto, que deben ser potenciadas, cabe afirmar, con carácter general, que difícilmente se yerra optando por vinos blancos, sin crianza o con ella, y, en menor medida, espumosos (Ver vinos espumosos).

Los blancos sin crianza (Ver: Analivia Verdejo, Marqués de Riscal Finca Montico, Marqués de Alella, Terras Gauda) resultan especialmente indicados para acompañar almejas frescas, berberechos, cangrejos de mar o río, carabineros, cigalas, erizos de mar, langostinos, navajas, nécoras, ostras, percebes y quisquillas, así como preparaciones de algunos de ellos en salpicón o cóctel. En cambio, los blancos con crianza (Ver: Fransola, 1583 Albariño de Fefiñanes, Alejairén, Allende Blanco) se asocian a la perfección con los sabores de bogavante, centollo, mejillones, cangrejos de río, carabineros, gambas, langosta, langostinos, y un conjunto de preparaciones especiadas o con acompañamientos de cierta potencia, como almejas a la marinera (Ver recetas almejas a la marinera), caldeiradas o gambas al ajillo (Ver recetas gambas al ajillo).

La práctica totalidad de los crustáceos y determinados moluscos, en particular ostras y almejas frescas, casan muy bien con los espumosos. Por último, los generosos secos (Ver vinos generosos), a la hora del aperitivo, combinan extraordinariamente bien con cigalas, camarones, gambas, langostinos y quisquillas. Por último, es de recordar el excelente ensamblaje de claretes y rosados (Ver vinos rosados) con las zarzuelas de pescado.

Información relacionada con Vinos para mariscos:

- Vinos para pescados
- Vinos para carnes
- Tus maridajes en Mis Vinos
- Uva Verdejo
- Uva Albariño

No hay comentarios:

Publicar un comentario